Qué precio tiene un chatbot es la principal pregunta cuando una empresa se reúne con desarrolladores de esta tecnología.

No es fácil explicar que el desarrollo y buen funcionamiento de un chatbot efectivo depende de muchos aspectos, a continuación se explicarán algunos de los principales a tener en cuenta para valorar un chatbot.

1. Personalización

Cada empresa tiene necesidades diferentes que quiere que un chatbot solvente, por eso a la hora de construirlo e integrarlo es necesario dejar claro que un chatbot que sepa responder a los clientes de determinada empresa, con el tono correcto, en el contexto correcto y que sepa la intención del usuario, es para cada empresa único.

No se puede desarrollar uno y luego replicar mil iguales sin orden ni concierto. En los chatbots esta metodología no funciona.

2. Diseño

Cuanto más compleja es el árbol conversacional entre una empresa y sus usuarios, más difícil es la configuración del asistente virtual.

Si  hablamos de chatbots con un árbol de decisiones simple y de no más de un par de interacciones, la complejidad es relativamente mínima, esta se va incrementando por el número de ramas que contenga el árbol. Con la creación de cada una de estas, es necesario interconectarlas para que todas las respuestas tengan coherencia.

Un bot más complejo que tiene varios árboles de decisión, requiere una buena comprensión de los usuarios y sus objetivos, del negocio en sí y sus objetivos. Esto requiere un gran conocimiento del diseño y un cierto nivel de experiencia. Estos factores tienden a aumentar el precio.

En función de lo que se supone que debe lograr el chatbot, el nivel de complejidad puede variar desde un chatbot vinculado a una página de Facebook, que permite enviar información (básicamente lo mismo que las newsletters).

Un bot más complejo que tiene varios árboles de decisión, requiere una buena comprensión de los usuarios y sus objetivos, del negocio en sí y sus objetivos. Esto requiere un gran conocimiento del diseño y un cierto nivel de experiencia. Estos factores tienden a aumentar el precio.

3. Si utiliza o no Inteligencia Artificial (IA)

La mayoría de los chatbots que se ven hoy en día no tienen IA real implementada, sino que o bien el usuario interactúa con el chatbot haciendo clic en los botones (respuestas predeterminadas) que los llevan a la siguiente interacción, o hay un conjunto de palabras clave que el usuario puede usar para comunicarse con el bot.

El bot filtrará de acuerdo a esas etiquetas y palabras clave determinadas, cuantas más palabras clave tenga que entender el bot, más tiempo llevará desarrollarlo, por lo tanto, el precio aumenta.

Cuando la finalidad del chatbot es que entienda las interacciones del usuario como lo haría un agente humano, al menos hasta cierto punto, el desarrollo es mucho más complicado y requiere de IA.

Podemos tomar como ejemplo los chatbots de servicio de atención al cliente que reciben preguntas como ¿mañana está abierta la oficina? o ¿a qué hora abren mañana? o “quiero saber el horario de apertura”, es aquí cuando se usa el algoritmo de IA para entender la intención del usuario más allá de las palabras que use para formular la pregunta.

Para llegar a entrenar un algoritmo de forma satisfactoria es necesaria una gran cantidad de Data, de desarrollo y programación previa, además se tiene que tener en cuenta el número de preguntas que debe contestar de forma acertada. Recopilar los datos y entrenar los algoritmos de ML para capacitarlos agrega una cantidad significativa de tiempo y esfuerzo al proceso.

4. Plataforma sobre la que se configura

Si es un asistente sin IA, creado desde la plataforma de mensajería en la que se va a usar, las dificultades disminuyen; si, por el contrario, es un chatbot conversacional con IA, integrable en plataformas específicas tanto de mensajería como de CRM e información adicional, el precio aumenta por evidentes razones.

Cuando un agente es construido desde una plataforma que utiliza Machine Learning (ML), cada integración es un proceso que debe desarrollarse independiente.

5. Integraciones en plataformas y sites

Debemos tener claro qué es lo que el cliente quiere del chatbot, si se desea integrar en una plataforma de mensajería preexistente, en una página web o si hablamos de un chatbot que recopila datos ¿dónde vamos a almacenar los correos y la información de usuario?

6. Conexiones a API`s y CRM

También tienen que ser tomadas en cuenta en este paso y cada una de ellas genera un incremento de trabajo y de precio.

7. Gestión del proyecto

La inserción del contenido en el chatbot es aproximadamente el 40% del trabajo total y, esto depende de la cantidad de información que se quiera incluir.

El 60% restante se dedica a integraciones, pruebas de usabilidad, así como para integrar lenguaje general y pruebas de respuestas acertadas.

Debido a que los chatbots con IA aprenden de las interacciones, las revisiones, cambios y mantenimiento deben contemplarse en el precio del bot.

8. Coste de infraestructura

Si se desarrolla desde plataformas de terceros para integrar algunas funcionalidades, el precio de ese servicio se debe incluir. Los costes de almacenamiento e importación y exportación de datos se deben tener en cuenta como gastos.

9. Optimización y mantenimiento del chatbot

Casi nunca sucede que todo salga a la perfección desde el primer día y que no haya que cambiar nada. En función de cómo interactúan los usuarios con el bot se pueden ver y comprender las cosas que deben modificarse.

Con un chatbot con IA, el plazo mínimo de monitoreo es de cuatro meses, tiempo durante el que se realizan mejoras y se entrena el bot para que sea más inteligente y resuelva más problemas.

El soporte continuo para el análisis de las conversación, entrenamiento de chatbots, monitoreo y reparación generalmente suele generar una tarifa mensual.

¿De qué depende el precio de un chatbot?

Depende. Generalmente lo barato inicialmente suele salir caro a medio plazo.

Nuestra recomendación es hacer todas estas preguntas antes de pedir un precio, tratar de realizar el proyecto por fases y contratar con diferentes empresas de chatbots.

Seguir leyendo: